Presentación Consejo editorial Manual de publicaciones Ediciones anteriores Contactos

 

 

   

 

PRESENTACIÓN

Esta edición de la Revista Judicial reviste una importancia muy especial ya que coincide con el mes en que se emitió hace doscientos años nuestra primera constitución, marcando el inicio de nuestra vida independiente como país.


Por supuesto que este hecho se enmarca dentro de la celebración del Bicentenario de la Independencia, pero la alusión al Pacto de Concordia o Pacto Fundamental Interino de Costa Rica, obedece a que el primero de diciembre de 1821, los costarricenses en un acto de suprema madurez política y democrática emitieron un texto con carácter constitucional para gobernarse a si mismos. Es la primera señal de independencia, una decisión propia, aunque se estuviera pensando en la posibilidad de unirse a otro estado como el Imperio Mexicano.


En realidad, la declaración de independencia y posible unión al Imperio mexicano fue tomada por todas las provincias que hoy históricamente forman Centroamérica, con la gran diferencia de que salvo Costa Rica, los demás se quedaron con las mismas autoridades y con las normas jurídicas que imperaban en ese momento.


Costa Rica después de la declaración de independencia del 29 de octubre, decidió nombrar una Junta de Gobierno y crear un estatuto político para gobernarse, surgiendo de esta forma el Pacto de Concordia.


Esta forma de actuar de los costarricenses realmente requiere de una valoración histórica donde se destaque la importancia de estos actos. Las decisiones tomadas evitaron las guerras sangrientas que si se dieron en los otros estados centroamericanos y más importante aún, es el hecho de que fueron tomadas por personas con pocos estudios formales y en una Costa Rica donde no había una sola farmacia, ni centros de estudios superiores, donde no había un solo abogado costarricense, ni contábamos con una imprenta, pues la primera llegó a nuestro país en 1830. Es decir una Costa Rica muy pobre y poco desarrollada.


Por eso la promulgación del Pacto de Concordia, emitido bajo la premisa de que el contrato social del que hablaba Rousseau se había roto y era necesario establecer uno nuevo, tiene un trasfondo importantísimo en lo que será posteriormente Costa Rica. Es la primera decisión que toman los costarricenses en una forma democrática y sin dejarse llevar por presiones externas ante los acontecimientos de esa época.


Es por ello que en este número dedicamos una sección a la celebración del Bicentenario de la Independencia y a la emisión del Pacto de Concordia. Distinguidos profesionales encabezados por el señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia don Fernando Cruz Castro, el juez David Fallas Redondo, los historiadores y profesores de la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica, Dr. Jorge Sáenz Carbonnell, el MSc. Tomás Federico Arias y la suscrita hemos colaborado con artículos referentes a personas y acontecimientos relacionados con esta efeméride y que don Fernando Cruz y don David Fallas aprovechan para compartir la preocupación por la independencia judicial y así lograr un buen desempeño del Poder Judicial.

Aunado a esto, compartimos en la sección de recomendación de libros dos textos que todo abogado y amante de la historia debería tener y ambos se pueden obtener gratuitamente en formato digital. El primero es una Historia del Poder Judicial y el segundo un libro dedicado a nuestra primera constitución titulado
Los Padres de la Constitución y donde se encuentra un excelente artículo de los acontecimientos que llevaron a la independencia y cómo se produjo ésta, donde se narra en una forma clara los más importantes acontecimientos que se dieron en esta etapa de nuestra historia patria, además de las biografías de los constituyentes del Pacto de Concordia.


La revista contiene, como es habitual, una serie de artículos de profesionales que nos favorecen con su colaboración, la cual agradecemos profundamente en temas como justicia restaurativa, derecho civil, laboral, contratos, comercial, derechos humanos, derecho administrativo, penal y de filología.

A todas estas personas, muchas gracias por su colaboración tan valiosa y desinteresada. Y aprovechando que es la última edición del año desearles que el año 2022 sea muy productivo y termine esta pandemia que nos ha puesto a prueba en muchos aspectos y que se restablezca esa normalidad tan deseada.

Dra. Vilma Alpízar Matamoros

Directora Revista Judicial

Ir Arriba